En el Día Mundial de los Océanos ¿Mare Nostrum o Mare Mortum? ¿Y el por qué Europa apoya la destrucción del Mediterráneo?

Especies de gran tamaño en peligro de extinción, 39 poblaciones de peces sobreexplotadas, la captura de merluza es 5 veces superior a los niveles sostenibles, altos niveles de descartes y capturas accidentales, desertificación del lecho marino y altos costes energéticos. Todo esto como consecuencia de las pesquerías industriales, unas flotas que reciben la mayor parte de los subsidios de pesca de la Unión Europea.

3 Descartes by 8

8 de junio – Hoy, mientras el mundo celebra el Día de los Océanos, la coalición MedReAct aprovecha para dar un toque de atención a la Unión Europea (UE) sobre el impacto destructivo de la flota de arrastre en el Mediterráneo y sobre la paradoja en el seno del sistema pesquero de la UE: “¿Por qué las subvenciones se otorgan en gran medida a quienes son los mayores responsables de la destrucción de los ecosistemas marinos y el agotamiento de especies vulnerables? ¿No sería hora de cambiar de rumbo?”

Un nuevo estudio publicado en Nature Ecology & Evolution confirma el riesgo de extinción en Europa de varias especies de peces de gran tamaño, así como de tiburones y rayas, debido a su lenta maduración, a su baja natalidad y a la sobrepesca por parte de pescadores profesionales y deportivos[i]. El mismo estudio revela que el porcentaje de poblaciones de peces sobreexplotadas en el Mediterráneo es significativamente más alto que en el Atlántico Nororiental. Los investigadores confirmaron que en el Mediterráneo los 39 stocks evaluados resultaron estar sobreexplotados, con la merluza liderando esta clasificación por tener niveles de captura 5 veces superiores a los límites sostenibles. La merluza es la especie demersal de mayor valor comercial, pescada principalmente por los arrastreros de fondo y, en menor medida, por los palangreros.

Pero el impacto de la pesca de arrastre de fondo, la práctica pesquera industrial más extendida en el Mediterráneo, no se limita al agotamiento de la merluza. En los últimos 30 años este sector de la industria ha crecido exponencialmente y, debido a la disminución de los recursos marinos, su esfuerzo pesquero se ha ido desplazado cada vez más a aguas de mayor profundidad, en la búsqueda de nuevas poblaciones valiosas, como la gamba blanca o de altura, creando cambios irreversibles en los fondos marinos. En otros casos ha invadido zonas costeras prohibidas, entrando en conflicto con la pesca artesanal.

Se calcula que en el año 2014, sólo en aguas italianas, la flota de arrate de fondo fue responsable de la captura accidental de unas 20.000 tortugas marinas, la mayoría de las cuales murieron por asfixia o lesión[ii]. Así es, las redes que se arrastran por el fondo marino recogen todo lo que encuentran por su paso, ya sean especies objetivo o no: peces, corales, esponjas y otras especies que habitan en el fondo. Además, se considera que en el Mediterráneo se descarta hasta el 18% del total de las capturas (es decir, se rechazan anualmente alrededor de unas 230.000 toneladas de pescado), siendo las flotas de arrastre las responsables del 15 al 65% de los descartes generados[iii]. Pero los impactos no acaban aquí. Se ha comprobado que los sedimentos que están continuamente expuestos a esta práctica carecen de la materia orgánica, otro grave impacto puesto que esta materia orgánica constituye una fuente de alimento para los organismos bentónicos, arriesgando así convertir estos fondos en desiertos marinos.

La pesca de arrastre es una modalidad de pesca destructiva que está empobreciendo nuestro mar y que también conlleva un elevado consumo de combustible. El Informe Económico Anual de la Flota publicado por la Unión Europea revela que por cada tonelada de pescado capturado, los arrastreros de fondo de 24-40 metros de eslora consumen hasta 4.258 litros de combustible. Mientras que un buque de cerco del mismo tamaño consume 169 litros por tonelada de pescado[iv]. Sin embargo, además de ser altamente contaminantes estos mismos buques de arrastre son los que más se benefician de los subsidios pesqueros de la UE, ya sea mediante exenciones de impuestos al gasoil, fondos públicos para la modernización de los buques o para compensar a los pescadores durante las paradas temporales de la actividad pesquera.

Para celebrar el Día Mundial de los Océanos y con el objetivo de que el Mare Nostrum no se convierta en Mare Mortum, la UE debería reconsiderar el uso que hace del dinero de los contribuyentes europeos y parar de financiar la destrucción del Mediterráneo.

[i] Fernandes, P. G. et al. Coherent assessments of Europe’s marine fishes show regional divergence and megafauna loss. Nat. Ecol. Evol. 1, 0170 (2017).

[ii] Lucchetti, A., Vasapollo, C., & Virgili, M. An interview-based approach to assess sea turtle bycatch in Italian waters. PeerJ, 5, e3151 (2017).

[iii] Soriano-Redondo, A. et al. Relative abundance and distribution of fisheries influence risk of seabird bycatch. Scientific Reports 6, 37373 (2016).

[iv] Scientific, Technical and Economic Committee for Fisheries – The 2016 Annual Economic Report on the EU Fishing Fleet (STECF-16-11) (2016).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s