Este domingo, la Unión Europea ha agotado su pescado propio para 2015

Sin títuloA partir del domingo 5 de julio los europeos empezarán a comer pescado capturado fuera de la UE, por lo que a partir del 6 de julio y hasta el final del año, Europa dependerá del pescado exterior frente al capturado en sus propias aguas.

Este dato se extrae de una investigación realizada por la New Economics Foundation (NEF), una organización británica que desde hace seis años analiza la autosuficiencia de los países europeos en materia de pesca, es decir, el análisis del volumen de pescado que capturan los países de la Unión Europea cada año con respecto el pescado capturado en las aguas de nacionales de cada país y el consumo por habitante.

Según el informe, en 2015 la dependencia de pescado procedente del extranjero en los 27 Estados miembros de la UE se ha adelantado 6 días respecto al año anterior. Esta mayor dependencia se ha debido a la reducción de 475.000 toneladas de peces capturados en aguas europeas en comparación con 2014.

Para España, la dependencia de pescado exterior es mucho mayor que en la UE, de hecho, el Estado español está en la lista de los países más dependientes de Europa (su día de la dependencia llegó el 9 de mayo), sólo por detrás de Alemania (7 abril), Italia (18 abril) y Portugal (27 abril).

A pesar de tener unos mares potencialmente muy productivos, el 49% del pescado que se consume en la UE procede de mares lejanos (un aumento del 1% en comparación con 2014), lo que significa que estamos exportando la sobrepesca a otras zonas del planeta.

Mediante el consumo de casi el doble de lo que producen nuestros mares, la UE está dilapidando una herencia considerable y de la que podría disponer si se dejasen recuperar sus poblaciones de peces, es decir, si se aplicara correctamente la nueva Política Pesquera Comunitaria (PPC) que, entre otras obligaciones, exige que la UE debe restablecer y mantener las poblaciones de peces por encima de unos niveles capaces de producir el Rendimiento Máximo Sostenible.

En el Mediterráneo, por ejemplo, la Comisión Europea ha lanzado la alarma denunciando que los datos relativos a los recursos pesqueros muestran una situación extrema: el 93% de las poblaciones evaluadas en el Mediterráneo no se pescan de forma sostenible.

La situación es similar para las poblaciones explotadas únicamente por los pescadores de la UE y las poblaciones compartidas con pescadores de terceros países. “A pesar de esta dramática situación, que también afecta a los propios pescadores –Lydia Chaparro, miembro de MedReAct y de ENT Medio Ambiente y Gestión, declara– en el Mediterráneo falta voluntad política para abordar el problema con una estrategia a largo plazo, y que sitúe en su centro la recuperación de las poblaciones de peces a través de una gestión responsable y el establecimiento de zonas reales de protección”.

Sólo la recuperación de las poblaciones de peces europeas podría proporcionar hasta 2.052.639 toneladas más de pescado -suficiente para satisfacer la demanda anual de la UE- producir ganancias de hasta 842 millones de euros por año y crear hasta 64.000 puestos de trabajo. “La recuperación del mar, significa más pescado, más empleo, más beneficios y salarios más altos. Los Estados miembros tienen la responsabilidad de gestionar correctamente los ecosistemas marinos en beneficio de la sociedad, a través de mejores planes de gestión que permitan la recuperación de las poblaciones y una distribución justa y equitativa de los recursos pesqueros”, añade Aniol Esteban, responsable de economía ambiental de NEF.

Por ello, Esteban cree que la reforma de la Política Pesquera Comunitaria (PPC) brinda una excelente oportunidad para restaurar las poblaciones a niveles sostenibles, pero para ello, los Estados miembro deben “hacer los deberes y aplicar el nuevo marco legislativo para mejorar el estado de las poblaciones de peces en Europa, lo que a su vez disminuiría los niveles de dependencia de pescado exterior”. Y añade, si bien ha habido una mejora en el estado de algunas poblaciones de peces en el Atlántico europeo, los ministros de Pesca de la UE siguen acordando límites de pesca por encima de las recomendaciones científicas y pocos o ninguno de los estados miembros están buscando seriamente formas alternativas de asignación de cuotas”.

En esta misma línea, Lydia Chaparro añade que “una distribución justa de las cuotas, la aplicación de la normativa y el aumento de la investigación son pilares fundamentales para recuperar el buen estado ambiental de nuestros mares. Por estos motivos, varias organizaciones se han unido para abordar algunas de estas problemáticas y, entre otras actividades, se está organizando un seminario en Madrid el próximo 14 de julio titulado La importancia de la ciencia y la aplicación de la Política Pesquera Común para poner fin a la sobrepesca, en el que participaran científicos, así como representantes de la administración, sector pesquero y ONGs, con el objetivo de avanzar hacia una gestión pesquera coherente con las políticas actualmente en vigor”.

Informe Fish Fish dependence 2015 disponible en: http://b.3cdn.net/nefoundation/b01cd8c05fc8ad65ed_3im6bai20.pdf

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s